EFECTOS SOBRE EL SUELO EN LOS SISTEMAS SILVOPASTORILES

Las condiciones edáficas se ven alteradas como consecuencia de la presencia física y biológica del árbol.


amanecer rural

En general y dependiendo del tipo de árbol, la tendencia es que haya un aumento de los nutrientes debajo del área de copa, debido al gran reciclado de los mismos que realizan las raí-
ces del árbol desde las profundidades y dejarlos a disposición, mediante los restos vegetales, a la
vegetación herbácea acompañante.
Varios trabajos han encontrado niveles más elevados de materia orgánica, nitrógeno total y disponible y potasio disponible bajo el área de la copa. Mientras que la relación carbono/nitrógeno fue inferior bajo los árboles. Todos estos efectos son consecuencia
del reciclado de nutrientes .
También se ha encontrado un aumento de la permeabilidad del suelo en los primeros niveles (0
a 6 cm de profundidad) y a medida que nos acercamos a la base del tronco del árbol. En el mismo
sentido hay un aumento importante de la capacidad de retención de la humedad, principalmente por aumento de la materia orgánica y de las fracciones finas. Además, la densidad aparente y real disminuye bajo los árboles a consecuencia del aumento del porcentaje de materia orgánica y mayor densidad de raíces.
Algunos estudios muestran que el ganado puede afectar las características físicas y químicas
del suelo. Esta acción se da principalmente a través del pisoteo y del reciclaje de nutrientes.
Sin embargo, en un trabajo donde se evaluó la interacciones entre los diferentes componentes
de un SSP se determinó que el crecimiento del componente arbóreo (Grevillea) no presentó diferencias significativas en producción, desarrollo ni perennidad bajo clausura sin animales
o en un pastoreo controlado, siendo levemente superior en este último tratamiento. En el mismo trabajo se establece que tampoco hubo diferencias significativas en la densidad aparente del suelo con cuatro años de pastoreo vs clausura sin animales.
Varios trabajos indican que el mayor efecto sobre el suelo está vinculado con los cambios en la relación suelo-agua-aire y en la proporción de K en relación al Ca y Mg, principalmente en las condiciones más intensivas de manejo.
 



Fuente: Aníbal Fernández Mayer







Notas Relacionadas